Los contratos de alquiler en viviendas, Tania Pardellas responde a las preguntas más frecuentes

Los contratos de alquiler en viviendas, Tania Pardellas responde a las preguntas más frecuentes

A la hora de redactar un contrato de alquiler es muy importante definir los puntos del contrato y reflejar toda la información necesaria para evitar luego posibles malentendidos.

Tania Pardellas, de Abogados Vigo10 habla en Cadena Ser Radio Pontevedra sobre este tema y  resuelve las dudas más frecuentes sobre este tipo de contratos. 

Tania Pardellas, abogada en AbogadosVigo10

¿Existe  un contrato tipo?

No existe un contrato tipo como tal establecido legalmente, pero la norma marca unos mínimos que tiene que cumplir tanto el arrendador como el arrendatario. De incumplirse estas previsiones por contrato primará lo que establece la ley porque garantiza unos derechos mínimos a ambas partes.

¿Qué debemos hacer cuando el arrendador nos entrega un contrato de alquiler?

Lo más recomendable es que el contrato esté supervisado por un abogado o una persona conocedora de la ley de arrendamientos urbanos para que compruebe que se respeten las estipulaciones y que se reflejen verazmente los pactos en cuanto a plazos, pagos, causas de rescisión. Es cierto que la ley es aplicable, pero en la mayoría de los casos regirá lo que establezca el contrato ya que existe un amplio margen de discrecionalidad.

¿Es legal establecer fianzas?

Si lo es. Lo que determina la ley de los alquileres de viviendas es que se establece una fianza de un mes para responderse los daños que se ocasionen, pero estas fianzas pueden ampliarse por pacto o establecerse otras formas de aseguramiento como un seguro de alquiler para hacer frente a impagos, desperfectos, un aval bancario, familiar, etc.

¿Es necesario incluir en el contrato fotografías del inmueble?

Es frecuente que se anexe al contrato de alquiler un inventario en el que se detalle mobiliario, electrodomésticos y demás bienes del inmueble arrendado. Es recomentable adjuntar asimismo fotografías para reflejar el estado detalladamente y asegurar que se hará efectiva la responsabilidad por daños que puedan ocasionarse. Esto resulta positivo para ambas partes ya que también protege al arrendatario de solicitudes desproporcionadas por el propietario una vez finalizado el arrendamiento.

La ley prevé que existen daños ocasionados por un desgaste natural y es el arrendador el que tiene que hacerse cargo de estos, así como también de los gastos que contribuyan a la habitabilidad del edificio. El arrendatario por su parte debe mantener la vivienda en el estado en que la recibió.

¿Cómo deben de formalizarse los preavisos?

Si es el arrendatario quien se quiere ir, debe avisar con 30 días de antelación a la finalización del contrato por un medio fehaciente como un burofax o correo certificado. En el contrato también se pueden establecer como válidos los avisos por correo electrónico o incluso por whatsapp pero siempre que se haya aceptado como medio de comunicación por ambas partes y ello conste debidamente acreditado.

En el caso del arrendador, la ley establece que una vez que el contrato está vigente y ha transcurrido el primer año de duración, el propietario no podrá recuperar la vivienda hasta el plazo de 3 años salvo unos casos muy concretos.

¿Quién debe asumir el pago de los diferentes recibos?

La ley prevé que sea el arrendatario quien asuma el pago de aquellos suministros que se puedan individualizar como la luz, etc. La forma de abonarlo será la pactada por las partes, el propietario puede pasar el recibo al inquilino y que este lo abone o bien cambiar la titularidad del recibo. Los demás recibos a cargo de la vivienda deberán ser objeto de acuerdo entre las partes.


About the Author
Author

redaccion



Comments are closed.